11 de noviembre de 2012

Reseña Dorama: Soredemo, Ikite Yuku

DATOS:
Título: Soredemo, Ikite Yuku
País: Japón
Canal: Fuji TV
Directores: Rieko Miyamoto y Kôzô Nagayama
Episodios: 11
Género: Drama, suspense.
Año: 2011
Fansub: Asia-Team

ARGUMENTO:
Dos familias quedaron marcadas tras el asesinato de una niña. Por un lado la familia de la niña muerta, por otro lado la familia del joven asesino. Quince años después las heridas siguen abiertas y Hiroki, hermano de la fallecida, harto de la situación, decide que es hora de dejar las cosas claras. Así, junto a Futaba, la hermana del asesino, deciden ir en busca de Kenji, el culpable de todo, ahora que ya ha salido de la cárcel.

OPINIÓN:
Soredemo, Ikite Yuku es un dorama algo lento pero cargado de tensión. El ritmo en el que se va desarrollando todo es pausado y para nosotros, en este caso, es algo negativo. Sí que es cierto que le da realismo a la historia puesto que en la vida real estas cosas no se solucionan en unos pocos minutos. Pero también es cierto que quizás resumiendo la serie en una película, realizando una mini-serie en lugar de una normal o bien dándole más dinamismo a las escenas, el resultado hubiese sido diferente y más positivo.
Respecto a lo que hemos comentado brevemente al principio de la tensión, para nosotros es de lo mejorcito de la serie. Hay escenas que te llegan mucho debido a esa tensión que hay en el ambiente, la dureza de las palabras, los gritos, las lágrimas y el constante dramatismo. O simplemente al contrario, cuando los personajes actúan con total normalidad cuando está ocurriendo algo importante, es decir, su pasividad frente a lo grave que está sucediendo. Resulta chocante, pero a la vez positivo.
Las actuaciones son algo que esta vez hay que comentar en dos grupos. Por un lado los personajes principales (Hiroki, Futaba y Kyôko, la madre de Hiroki) son interpretados por actores maravillosos (Eita, Hikari Mitsushima y Shinobu Ootake). Se les ve muy naturales y creíbles, representando muy bien la manera de comportarse y hablar de los japoneses. Además son impagables esas conversaciones entre Hiroki-Eita y Futaba-Hikari en las que parecen amigos de verdad, charlando tan tranquilamente de temas banales (pero con cierto simbolismo) como si no hubiese una cámara delante. También son geniales los momentos de nerviosismo, rabia y temor de Kyôko-Shinobu. Sin embargo los actores secundarios no nos parecen nada destacables, aunque algunos no lo hagan nada mal. Por ejemplo Saburô Tokitô como el padre de Futaba o Shunsuke Kazama como Kenji hacen un buen trabajo, pero quedan algo ensombrecidos al lado de los principales.
Para nosotros Soredemo, Ikite Yuku ha sido una buena experiencia ya que es algo diferente a lo que estamos acostumbrados. Aunque es lenta, tiene un buen argumento al que agarrarse y un apartado interpretativo a la altura. Soredemo, Ikite Yuku es un dorama triste y que te deja algo chafado cuando terminas de ver un episodio. Es una serie en la que parece que nunca hay luz al final del túnel. Sin llegar a cargar, es un drama en el que parece que nunca nadie sea feliz.

LO MEJOR:
- Para nosotros ha sido una experiencia nueva.
- Lo cuidadas que están algunas conversaciones o escenas de tensión, cotidianidad, etc.
- El romance como un tema terciario, totalmente relegado.
- Las interpretaciones de Eita, Hikari Mitsushima y Shinobu Ootake

LO PEOR:
- El ritmo es algo lento. También hay momentos densos, como conversaciones o monólogos más largos de lo que deberían.

RECOMENDACIÓN:
No recomendable para impacientes o gente que esté pasando por una mala etapa. Para el resto, aunque Soredemo dista de ser uno de nuestros doramas favoritos, es una serie digna y que merece la pena ver.

NOTA:
7/10

1 comentario :

carolina casanto dijo...

La semana pasada termine este dorama y quede maravillada por el. Coincido en que los tres actores que remarcaron hicieron un papel excelente, lleno de dramatismo y naturalidad.
Aunque coincido que la historia es lenta (el ritmo en realidad) no se me hizo aburrida ni desesperante, tuvo el curso que tenia que tener y que merecia. Es un dorama con un gran contenido humano y que dificilmente te deje indiferente. Muchas gracias por la reseña.